Rinus VeeKay (FOTO: Penske Entertainment/Chris Owens)

El optimismo de VeeKay para 2022

La falta de ritmo general de su equipo, y no su lesión de clavícula, fue la causa principal por la que Rinus VeeKay desapareció durante la segunda mitad de la temporada pasada de IndyCar.

El holandés logró su primera victoria en la categoría durante el Mes de mayo, en el circuito mixto de Indianápolis; en la parte inicial del torneo, totalizó dos podios, la primera fila de salida en la Indy 500 (donde lideró 37 vueltas) y seis Top 10’s de ocho posibles, lo que incluso lo situó en la conversación de la batalla por el título.

Sin embargo, un accidente mientras practicaba en su bicicleta le dejó una fractura en su clavícula izquierda, lo que requirió cirugía y lo obligó a perderse la cita en Road America.

Cuando volvió al No. 21 de Ed Carpenter Racing (ECR), VeeKay no fue el mismo, ya que su mejor resultado para el resto del año fue 16º en Mid-Ohio, abandonó por accidentes en Nashville y el polémico de Gateway – al involucrar a Álex Palou – y calificar fuera del Top 20 cinco veces.

Una sanción por cambio de motor en Portland, cuando no había mucho que perder, tampoco ayudó, por lo que acabó en 13º en el puntaje. Irónicamente, la cita en Mid-Ohio fue en la única que, según sus palabras, tuvo más complicaciones físicas.

Por eso, al reflexionar sobre su balance del año, VeeKay se muestra ambicioso sobre sus expectativas para su tercera campaña en IndyCar, pero también está confiado en el trabajo invernal a lado de Matt Barnes, quien ha sido parte de ECR desde 2012.

«En Mid-Ohio no estaba al 100%. Estaba feliz de estar de vuelta en el auto, pero aún no estaba al 100%. El resto de carreras no tuve problemas en la clavícula», compartió. «Creo que como equipo estábamos luchando un poco para ponernos en ritmo, mostrarnos rápidos».

«En lugar de ajustar un poco el auto para sacar las últimas décimas, estábamos tratando de determinar la puesta a punto completa. Creo que nos costó un poco, lo cual puede pasar. Sólo mostró a todo el equipo lo que teníamos que mejorar para la próxima temporada».

«Ahora que sé que gané mi primera carrera de INDYCAR, quiero ganar más. Sí, en el futuro quiero ganar una Indy 500 y también convertirme en campeón de INDYCAR. Para poder hacer eso, sí, necesito encontrar cada pequeña velocidad que pueda desde donde pueda».

«Creo que la mitad posterior de la temporada realmente me abrió los ojos en el buen sentido. Creo que también me hizo madurar».

Para 2022, VeeKay ya no radicará en Indianápolis y adoptó un método de trabajo físico distinto, al ya no tener a un entrenador particular.

Sin embargo, cuando ha tenido que quedarse en Indy, ha podido estrechar su comunicación con Barnes, lo cual ha mejorado su punto de vista técnico y de lenguaje que le permitirá a ambos elevar el rendimiento general de ECR.

El que Conor Daly siga en la escuadra, ahora de tiempo completo, también ayudará a la causa en el intercambio de información.

«Sí, soy muy optimista. Creo que esta temporada baja no sólo hemos esperado a que llegara la temporada, sino que definitivamente nos hemos tomado todo el tiempo para mejorar, en comparación con la temporada pasada«, afirmó.

«He pasado mucho tiempo con mi ingeniero, incluso quedándome en su casa los fines de semana, haciendo cosas divertidas, pero asegurándome de que mis comentarios se traduzcan de una manera diferente para que pueda tomar todo, como cada pequeña cosa que decir, traducido a la puesta a punto».

«En este momento, él tiene una mejor visión de lo que necesito en el auto que antes de esta temporada baja. Así que creo que definitivamente mejoramos. Creo que todos están realmente al mismo nivel de que sabemos lo que todos necesitan en el auto».

VeeKay cumplió 21 años en septiembre pasado, por lo que aún está a tiempo para convertirse en el ganador más joven de la Indy 500; el estadounidense Troy Ruttman (1952) ostenta el récord con 22 años y 80 días.

En principio, un año competitivo lo consolidaría dentro del radar de los equipos más importantes de IndyCar, como pasó con Josef Newgarden hace cinco temporadas, cuando pasó de ECR a Team Penske.

Sin embargo, tal como lo demuestra la continuidad de Barnes, Ed Carpenter confía en mantenerlo dentro de sus filas en el largo plazo, dado su espíritu de lucha persistente y una habilidad «natural» al volante.

«No recuerdo una temporada baja anterior en la que no haya tenido que defenderme desde dentro de alguien que quisiera conseguir un piloto, un ingeniero, un mecánico», confesó el piloto/propietario.

«Es la naturaleza de la bestia, lo que hacemos. No puedes evitarlo. Sólo tienes que tratar de proporcionar un entorno y una oportunidad desde adentro que les haga querer quedarse con Ed Carpenter Racing».

«Sé que Rinus disfruta de su entorno en este momento. Es nuestro trabajo asegurarnos de brindarle la oportunidad de alcanzar sus objetivos personales y profesionales, brindarle un lugar donde pueda lograrlos».

«Los dos queremos lo mismo. Si tenemos un año exitoso, creo que estaremos bien posicionados para continuar. Si siente que necesita algo más, podrá buscarlo cuando pueda. El objetivo es que esté con Ed Carpenter Racing durante mucho tiempo».

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s