Belardi Rindh (FOTO: Road to indy)

Penske ya trabaja para reestructurar Indy Lights

Roger Penske ya tiene varias ideas para devolver el prestigio que la Indy Lights ha perdido en los últimos años.

En el último fin de semana de mayo, el dueño de INDYCAR y el Indianapolis Motor Speedway sostuvo una reunión con Dan Andersen, cuya promotora está a cargo de las divisiones del Road to Indy, en la que decidieron cancelar la temporada 2020 de la telonera estelar.

La razón principal fue que había nueve autos de tiempo completo confirmados y uno de tiempo parcial para la apertura del campeonato en St. Petersburg, donde realizaron una práctica antes de la cancelación total del evento, por la pandemia del coronavirus.

Desde entonces, los únicos anuncios públicos fueron los cambios en el calendario; sin embargo, algunos pilotos (presumiblemente los europeos) tuvieron que cancelar sus programas, tanto por la cuestión del patrocinio como por las restricciones de entrada a Estados Unidos.

Esto, ahora con Penske al mando, era insostenible, considerando que desde 2011, la cifra de participantes de tiempo completó llegó a ser tan baja como de siete en 2018 y de ocho en 2014 y 2019.

“Decidimos no correr Indy Lights este año. Solo teníamos seis o siete autos que pensamos que podrían competir. Y no podemos ponernos en una serie con seis o siete autos. Creo que eso va en detrimento de la marca”, declaró Penske la semana pasada en el show “Brick-by-Brick” de SiriusXM.

“Vamos a sentarnos con Andersen y los equipos que están compitiendo, y vamos a ver un nuevo paquete de reglas, posiblemente incluso para ’21, para que podamos llevar una Indy Lights en la que a cada equipo que esté registrado como un equipo del Leaders Circle se le proporcione al menos una inscripción”.

“Por lo tanto, podemos traer eso de vuelta, y será una parte clave de nuestra series escalera, donde podemos llevar a estos pilotos arriba en la escalera y a la Indy 500”.

Penske (FOTO: Joe Skibinski/INDYCAR)
FOTO: Joe Skibinski/INDYCAR

El programa Leaders Circle nació en 2002, en la era de la Indy Racing League, en el que se otorga a los autos que compiten de tiempo completo un incentivo financiero que ayuda a completar el presupuesto necesario para un año. La cifra mínima es de un millón de dólares.

Andersen exploró esta opción hace un par de años, a la par de seguir reduciendo los costos generales para operar un monoplaza; sin embargo, no se concretó.

Las altas inversiones requeridas para correr, la exposición televisiva mínima de la serie en Estados Unidos (y nula en el resto del mundo, al depender únicamente de Internet) y el poco interés de patrocinadores crearon una tormenta perfecta para los equipos, que gradualmente fueron desapareciendo de la parrilla, incluyendo Juncos Racing, que concentró sus esfuerzos en Indy Pro 2000.

A pesar de esto, Penske tiene fe en la calidad de la serie en la pista y de los pilotos egresados, por lo que a pesar de que INDYCAR dejó de administrarla en 2013, pretende encontrar formas de reorganizar a la categoría de desarrollo.

“Viendo la calidad de los equipos que están viniendo a INDYCAR. los nuevos pilotos jóvenes que han tocado el pavimento, (Colton) Herta ha hecho un gran trabajo, y hay dos o tres más este año”, expresó.

“La ruta continua a Indy es muy importante para los pilotos jóvenes, y eso solo nos hará más fuertes”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s