Hinchcliffe (FOTO: Joe Skibinski/INDYCAR)

Honda y Schmidt se separan después de 13 años seguidos

La alianza entre McLaren y Schmidt Peterson Motorsports automáticamente oficializó la terminación del contrato que el equipo estadounidense tenía con Honda hasta 2020.

Este viernes, el equipo británico anunció su llegada de tiempo completo a la IndyCar dentro de una alianza estratégica, pero ante el historial que formó con la motorista japonesa en la Fórmula Uno de 2015 a 2017, y pese a esfuerzos de terceros de arreglar diferencias, utilizará maquinaria de Chevrolet.

A la par del anuncio, Honda oficializó su separación de la organización, a la que ha propulsado ininterrumpidamente desde 2006, cuando Schmidt era dueño único y solo se inscribía a la Indy 500, y cuyo contrato, que expiraba en 2020, ha incluido otras actividades, como en Toronto, cuando Robert Wickens pilotó un Acura NSX con asistencia y tecnología de ARROW Electronics.

“HPD se enorgullece de sus numerosos logros en asociación con Arrow Schmidt Peterson Motorsports, que incluyen las siete victorias de la NTT IndyCar Series del equipo hasta la fecha, así como dos codiciadas posiciones de privilegio para las ‘500 Millas de Indianápolis'”, indica el mensaje.

“Aunque lamentamos que esta asociación sea llegando a su fin antes de la temporada 2020, HPD tiene la máxima confianza en la fortaleza y ​​el compromiso de los equipos socios restantes, todos los cuales han ganado al menos una carrera de la NTT IndyCar Series en cada una de las últimas dos temporadas. Esperamos demostrar ese mismo tipo de profundidad en toda nuestra línea durante muchos años por venir”.

La última vez que un auto de Schmidt fue propulsado por Chevrolet fue en la Indy 500 de 2005 con Richie Hearn (FOTO: INDYCAR)
La última vez que un auto de Schmidt fue propulsado por Chevrolet fue en la Indy 500 de 2005 con Richie Hearn (FOTO: INDYCAR)

La separación tendrá implicaciones inmediatas en el desarrollo de la “temporada necia” rumbo a 2020. La primera lectura indicaría un balance en la repartición de los autos entre las dos constructoras participantes, ya que en la campaña actual, Honda propulsa a 13 de las 22 máquinas que han corrido las 13 fechas disputadas, dejando las nueve restantes a Chevrolet.

Sin embargo, el anuncio le otorga a Honda la oportunidad de incrementar su plan de trabajo en todo un calendario con dos casos específicos.

El primero es Rahal Letterman Lanigan Racing, que ha buscado expandir operaciones a tres coches y, ante el cambio de Schmidt, pasaría a convertirse en el segundo equipo de la jerarquía de la constructora, por debajo de Chip Ganassi Racing. El hecho de tener a uno de sus pilotos “de casa” como Takuma Sato le facilitaría las negociaciones para recibir recursos adicionales.

El segundo pendiente es Meyer Shank Racing, que desde 2018 se convirtió en equipo satélite de Schmidt Peterson y busca convertirse en escuadra de tiempo completo en 2020. Los vínculos que Michael Shank y Jim Meyer tiene con Honda tanto en IndyCar como en IMSA (con la filial Acura) harían lógica la conversión a ser equipo independiente con apoyo de Honda, pero tampoco se descarta aliarse con otra escuadra que ocupe motorización de Chevrolet.

De este par de decisiones depende la distribución de motores para 2020 en cada equipo y otros escenarios, como el futuro de Harding Steinbrenner Racing y Colton Herta, de quien se rumora que aterrizará en McLaren Schmidt o incluso en un quinto auto de Andretti Autosport, y de Dale Coyne Racing, que espera mantener a Sebastien Bourdais y a Santino Ferrucci.

La pérdida de Honda será ganancia de Chevrolet que, por su parte, tendrá de su lado a una organización que pueda competirle a Team Penske en su jerarquía propia, ante la irregularidad de sus otros conjuntos (Ed Carpenter Racing, AJ Foyt Racing y Carlin) para estar en los primeros planos.

“Chevrolet y McLaren tienen una larga historia de carreras juntos, desde mediados de la década de 1960″, declaró Jim Campbell, Vicepresidente de Desempeño y Deporte Motor de Chevrolet.

Siempre hemos tenido un gran respeto por Zak Brown y Gil de Ferran, así como por Sam Schmidt, Ric Peterson y Mike Long (CEO de ARROW). Esperamos asociarnos con todo el equipo Arrow McLaren Racing SP mientras nos preparamos para la temporada 2020 de IndyCar”.

Será el reencuentro de Schmidt (ahora McLaren) con General Motors, luego de utilizar Oldsmobile Aurora en 2001 y Chevy en 2002 (ambos de tiempo completo) y 2005 (solo en Indy 500). También pasó por Toyota en 2003 y 2004 (ambos para Indy 500).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s