Hinchcliffe (FOTO: James Black/IndyCar)

Catástrofe de Andretti Autosport en Indy 500

Con seis autos (y medio), Andretti Autosport sufrió una derrota monumental en las “500 Millas de Indianápolis”.

Tras adueñarse de la calificación y de los encabezados de la semana en la IndyCar, gracias a la pole de Marco Andretti, las probabilidades (en estadísticas y realismo) para que al menos uno de sus pilotos estuviera en posición de luchar por la victoria era alta, en especial porque trabajaron en el invierno en su paquete de superspeedways y Honda fue muy superior a Chevrolet.

Sin embargo, tan pronto como cayó la bandera verde, la realidad actual alcanzó a la agrupación de Michael Andretti. Su hijo apenas lideró 500 metros, ya que Scott Dixon realizó una táctica brillante para arrebatarle el primer lugar tan pronto como llegaron a la Curva 1. Marco no volvió a ser factor en el resto de la jornada.

“Teníamos muchas esperanzas en la carrera de hoy después de haber sido rápidos todo el mes. Pero hoy no lo tuvimos”, admitió. “No teníamos el ritmo que necesitábamos en los reinicios”.

“Eso nos dejó como un blanco fácil, y no pudimos ganar terreno en las paradas en pits para compensar nada. Todo combinado nos dejó en el puesto 13”.

Alexander Rossi fue la carta fuerte del equipo, en especial cuando intercambió el liderato contra Dixon siete veces, al comenzar la segunda parte del recorrido; sin embargo, una penalización que recibió por tocarse con Takuma Sato en la salida de su cajón de pits, en una detención masiva, lo envió al final del pelotón.

Pese a intentar la remontada, estar en aire sucio generó que perdiera el control de su máquina en la Curva 2, a 57 giros del final.

“Obviamente no puedo ver nada, a mí me dicen lo que tengo que hacer. Takuma se movía por reacción en los reinicios y no recibía sanción”, comentó a la transmisión de televisión.

“No deberíamos haber estado en condiciones de tener que correr atrás”.

Andretti saboreó el liderato por pocos segundos (FOTO: Chris Jones/INDYCAR)
Andretti saboreó el liderato por pocos segundos (FOTO: Chris Jones/INDYCAR)

El resto de la agrupación pasó desapercibida, pese a tener sus momentos como retadores de Dixon y Sato. James Hinchcliffe, el único que corre de medio tiempo, fue el mejor ubicado al concluir séptimo; el canadiense sufrió una falla mecánica en su segunda detención en pits que lo envió al 18º lugar, aunque mitigó daños en los reinicios.

Hinchcliffe llegó justo por delante de Colton Herta y Jack Harvey (quien corre para Michael Shank pero con tecnología de Andretti). En tanto, una serie de malas detenciones relegó a Ryan Hunter-Reay a la mitad del grupo, por lo que sólo rescató la décima plaza.

Zach Veach, quien pasó de protagonizar un incidente con Ed Carpenter en la primera vuelta a intentar un milagro y liderar 14 vueltas mientras esperaba una bandera amarilla, fue 15º.

Michael Andretti describió a RACER que la carrera fue “una pesadilla”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s