Archivo de la etiqueta: Dan Wheldon

Power es el más reciente ganador en el Glen

FOTO: Dana Garrett/INDYCAR
Parece una eternidad desde la visita más reciente de la IndyCar a Watkins Glen.
Basta con decir que IZOD era el patrocinador de la categoría, que los modelos Dallara IR-03 eran los que estaban en uso. Adam Carroll hacía su debut con Andretti Autosport, que todavía tenía a Danica Patrick en sus filas. Seis brasileños tomaron la partida ese 4 de julio de 2010, con Rafa Matos y Mario Moraes como los mejores de aquella jornada, al finalizar cuarto y quinto.
No era novedad la presencia de otros latinos, como Ernesto Viso, undécimo con KV Racing, y Milka Duno, la cual a pesar de ser un dolor de cabeza para algunos, finalizó con tres vueltas de desventaja. 
Pero lo que no era una novedad, y sigue sin serlo hasta nuestros días, era el dominio de Will Power, quien logró la pole position, lideró 45 de las 60 vueltas pactadas y encabezó un 1-2 de Team Penske, ya que Ryan Briscoe fue segundo. Dario Franchitti completó el podium.
Recordamos los momentos más importantes de la edición 2010 del Indy Grand Prix of Watkins Glen.

Honran a Wheldon en Las Vegas

FOTO: Jim Haines/INDYCAR Media
En el marco de las actividades de la serie NASCAR en el óvalo de Las Vegas, Nevada, miembros de la prensa realizaron un pequeño homenaje a Dan Wheldon, dos veces ganador de las «500 Millas de Indianapolis».
Jamie Little, de FOX Sports, y Brent Brush, especialista en marketing de la zona, presentaron la mañana de este sábado una placa conmemorativa del piloto inglés, quien falleció en el accidente de 15 autos en la que sería la última fecha de la temporada de la IndyCar Series de 2011.
Little fue amiga cercana de Wheldon y cubrió la mayoría de sus éxitos en la categoría, incluyendo su campeonato en 2005 así como sus dos victorias en Indianapolis. El día del accidente, ella fue la encargada de reportar desde el Centro Médico Universitario del Sur de Nevada, donde fue declarado muerto.

//platform.twitter.com/widgets.js

El 16 de octubre se cumplen cinco años del suceso ocurrido en el óvalo de 1.5 millas que no ha sido visitado por la serie desde entonces. La placa se encuentra en la curva 2 del autódromo.

EFEMÉRIDES: 3 de abril

CUMPLEAÑOS:
– Fermín Vélez (3 de abril de 1959)
Participante en seis eventos de la serie IRL/IndyCar en 1996 y 1997 con Andy Evans Racing.

El ex ganador de las «12 Horas de Sebring» y ex campeón de una de las divisiones del FIA SportsCar Championship, en la que también logró victoria en Le Mans, hizo seis apariciones en la Indy Racing League con un noveno lugar (Orlando 1997) como mejor resultado; asimismo, clasificó dos veces en las «500 Millas de Indianapolis», llegando décimo en 1997.

El español falleció el 31 de marzo de 2003 tras combatir un cáncer que le aquejó por algún tiempo. Tenía 43 años.

FOTO: Archivo Indianapolis Motor Speedway/INDYCAR Media

COMPETENCIAS:
– IRL/INDYCAR SERIES: HONDA GRAND PRIX OF ST. PETERSBURG (3 de abril de 2005)
Se hizo historia en el automovilismo de monoplazas de primer nivel en Estados Unidos, luego de que Andretti Green Racing se convirtió en el primer equipo en acaparar los primeros cuatro lugares de una competencia.
Esto fue en el marco de la tercera fecha de la IRL/IndyCar de 2005, en la que Dan Wheldon aprovechó los problemas de Ryan Briscoe (Ganassi) para lograr su segundo triunfo de la temporada; el británico tomó el liderato faltando nueve vueltas para el final luego de que el australiano terminara en una barrera de neumáticos durante un toque con Tony Kanaan.
FOTO: Michael Vorhees/INDYCAR Media

Kanaan se las arregló para finalizar segundo, seguido de Dario Franchitti y el poleman Bryan Herta; Vitor Meira (Rahal Letterman) completaron el Top 5. Para Wheldon fue su único triunfo en una pista permanente/callejera.

La competencia vio accidentes como el de Helio Castroneves y AJ Foyt IV en la vuelta 12, uno de Franchitti y Scott Sharp en el giro 43, otro de Tomas Scheckter antes de las últimas detenciones, y el de Briscoe, quien había liderado 43 de las 100 vueltas pactadas en su tercera aparición en la serie.
FOTO: Ron McQueeney/INDYCAR Media

Esta fue la primera carrera sancionada por Indy Racing League en un circuito no oval, además de que fue el primer evento en St. Petersburg desde 2003.


– INFINITI PRO SERIES: GRAND PRIX OF ST. PETERSBURG (3 de abril de 2005)
En su anticipado debut, Marco Andretti ganó la primera carrera de la Infiniti Pro Series en las calles de St. Petersburg.

Al volante de un vehículo de Andretti Green Racing, el estadounidense logró la pole y, a pesar de perder el liderato ante Wade Cunningham (Brian Stewart), retomó el primer sitio faltando nueve vueltas para la bandera a cuadros; Nick Bussell (Jeff West) completó el podium.

FOTO: Ron McQueeney/INDYCAR Media

A pesar de finalizar sexto, Travis Gregg (Schmidt) mantendría el liderato general con tres puntos de ventaja ante Cunningham y cuatro por delante de Jon Herb (Young), quien abandonó.

Esta fue la primera carrera de Infiniti Pro Series en un circuito no oval, siendo la primera de la que hoy se conoce como Indy Lights desde octubre de 2001 (Laguna Seca).

El destino cruel: A tres años de Las Vegas

Ya son tres años sin la presencia física
de Dan Wheldon (Foto: IndyCar)

Cuando ocurrió el accidente de Jules Bianchi durante el Gran Premio de Japón de Fórmula Uno, volvió el interminable debate sobre el peligro que se corre en el deporte y la opinión pública, tan molesta como necesaria, tuvo influencia en la imagen de la categoría, la más importante del orbe, que quedó manchada y está curando sus heridas poco a poco, en parte con ayuda del largo descanso que se están tomando por el resto del mes.


Sin embargo, mientras espero como ustedes una buena noticia sobre la condición de Bianchi, no puedo dejar de pensar en varios de los eventos trágicos ocurridos en el deporte. El accidente de Dan Wheldon es el ejemplo ideal.

Octubre se ha caracterizado por muchos de los infortunios que han ocurrido al menos en los últimos 15 años: desde Greg Moore en 1999, pasando por los golpes que orillaron a Kenny Brack (2003) y a Dario Franchitti (el año pasado) a un cambio de aires, es una coincidencia que en esta época el deporte motor pase por estas situaciones; la lista es larga y por desgracia aumentó hace casi dos semanas (quién sabe qué pase en Talladega, muchos van con la sangre caliente).

Foto: INDYCAR Media

Pero lo que ocurrió el 16 de octubre de 2011 se lleva todas las palmas. La carrera final de la IndyCar que marcaba muchos sucesos como la salida de Danica Patrick, la lucha de Franchitti contra Will Power por el título, la despedida del viejo chassis Dallara y los famosos 5 millones de dólares que Wheldon podía ganar.


Era una carrera especial. De los 34 corredores vimos ese día a gente de la vieja escuela, como Franchitti, Tracy, Kanaan y Serviá, los contemporáneos como Tomas Scheckter y Buddy Rice y la futura generación con Rahal, Andretti y Saavedra. Llegó la vuelta 11… Quince autos se involucraron en el peor accidente que haya visto. Varias máquinas y autopartes volaban por los aires como si fuera una película de terror. Cualquiera lo puede ver por YouTube, yo no lo he hecho porque se revuelve mi estómago con el horror de las imágenes. Fue la viva cara de la prostitución del mejor deporte de todos.

El “saldo” fue de tres pilotos lesionados, Power, la chica Pippa Mann y el novato Hildebrand; Paul Tracy, Scheckter, Rice, Vitor Meira, Jay Howard y Alex Lloyd no han vuelto a correr en la serie, por diversas razones; Mike Conway dejó de correr en óvalos, él tuvo mucha mala suerte en cuestión de casi tres años, pero lo más trágico fue lo de Wheldon, bicampeón en Indianápolis y ex monarca de la serie, quien murió al instante por un golpe en la cabeza. Le tocó el infortunio de pegar contra un poste. Un par de centímetros detrás o delante y bien pudo correr con la misma suerte de otros, pero no. ¿Fue el destino? No lo sé.

Seguro a los aficionados de cabecera les pasó que, mientras los “sobrevivientes” dieron cinco vueltas honrando la memoria de «Lionheart», estallaron en llanto. Así como Franchitti. Como yo. Ese homenaje también está en YouTube.

El 16 de octubre de 2011, 19 autos dieron 5 vueltas en Las Vegas
en honor a Dan Wheldon (Foto: Phillip Abbott/LAT Photo USA)

El día siguiente fue aún más pesado: la opinión pública, tanto medios como gente que no ve las carreras, a veces hablaba sin sentido, tanto en el aspecto humano como en el del deportivo. Diarios de todo el mundo tenían las imágenes en primera plana. Ni hablar de los programas con grandes audiencias. “Que los autos son muy peligrosos”, “que deberían dejar de correr en óvalos”, “que debería desaparecer esa serie”, y así podría ir por muchas páginas describiendo percepciones muy similares a las que surgieron ahora que pasó con Bianchi. ¿La culpa fue del comisario? No. ¿Bianchi aceleró de más? No. ¿Fue el destino? No lo sé.


Sin afán de defender o atacar pero ¿había que buscar culpables de manera incesante? Sí, estoy de acuerdo con que la modalidad del “pack racing” de la IndyCar de antes y los protocolos de la F-1 de hoy no eran/son los mejores, pero ambos eventos armaron una “tormenta perfecta” (la física y las investigaciones lo describen a detalle) para que tuvieran ese resultado y si ambos no hubieran ocurrido, creo que no mucho hubiera cambiado. Se privó de la vida a Wheldon y al menos a Bianchi de su carrera para revisar lo que está mal en el deporte y tomar acciones. ¿Ventanillas en los habitáculos? ¿Reduciendo velocidades? ¿Autos de seguridad en cada salida de pista? 

Mientras no irrumpa el espíritu de competencia, sin dejar de lado el espectáculo de la supremacía de uno sobre otro y la innovación de las medidas de seguridad, todo estará en orden dentro de lo que cabe, ya que como lo vimos hace dos semanas, uno nunca sabe lo que pueda ocurrir. Por desgracia, los accidentes y el morbo, no la competencia, son el tema que predomina en grandes audiencias. Pregúntenle a Tony Stewart, a quien no lo dejan salir del ojo del huracán injustamente. Lo único que hace es deshonrar la memoria de los que se fueron y dañar sin razón la imagen tan diferente que tienen los autos de carrera. ¿Fue el destino quien lo puso en la terrible situación de accidentarse en Canandaigua, Nueva York? No lo sé. 

Sé que el destino tiene mucho que ver en estas situaciones. También sé que ha sido muy cruel en los últimos 15 años, coincidentemente en octubre. Los héroes con los que crecemos y las hazañas que escribimos y compartimos, a veces son la razón por la que seguimos de este lado. Sin importar el riesgo ni los obstáculos, como todo en la vida, siempre están ahí, listos para la siguiente prueba, pero como cuando manejamos en la carretera o estamos en cualquier contexto, nunca sabremos a ciencia cierta lo que el destino nos presente. Así como a Jules. Tal como el gran Dan.

¿Qué ha pasado en un año?

Por diversas razones, octubre no es el mes preferido para el automovilismo; no creo que sea necesario enumerar la serie de eventos que, históricamente, han sucedido de forma desafortunada, sobre todo en el último año. Pero aquí estamos, un año después del deceso de Daniel Clive Wheldon (1978-2011), durante el accidente que conmocionó a todos.

Sin embargo, la nota que le dedicaré a Wheldon no tiene que ver con «El Peor Día», como le he llamado (si alguno de ustedes vio la película «Extremely Loud and Incredibly Close», comprenderán el significado de este título), sino que les diré los cambios que han ocurrido y que he podido percibir desde la tarde del 16 de octubre de 2011.

La noche previa a Las Vegas, recuerdo que la NASCAR estaba en Charlotte, en una carrera que vio cómo se le iba la oportunidad de coronarse a Jimmie Johnson, al accidentarse en las curvas 1 y 2; me uní a los centenares de asistentes que gritaban y aplaudían este suceso, sin tomar en cuenta si el piloto estaba bien, o herido. Desde el día siguiente, mi percepción sobre los accidentes cambió radicalmente, algo que no había ocurrido cuando presencié el golpe de Greg Moore (tenía ocho años, no era 100% consciente); sé que los accidentes son parte del deporte, pero en los últimos años, la cultura errónea que ha propiciado NASCAR ha provocado que en muchos seriales se vaya al límite, con los estilos de competencia polémicos como el «pack racing».

IndyCar aprendió a dejar de lado el límite que significaba arriesgar la vida de competidores y aficionados, y ese es el punto que tuvo a su favor este año, con un auto que, incluso, mejoró el nivel de espectáculo hasta la última vuelta de la carrera de Fontana. Como ustedes saben, estuve presente en esa carrera, y lo primero que pude notar fue ese nivel de camaradería, de unión y de fraternidad, fuera de la pista, entre los integrantes de todos los equipos; tuve oportunidad de ir a Toronto cuando regresó al calendario de Indy, pero el ambiente era más frío y hasta tenso. Pocas ligas deportivas profesionales en el mundo pueden ver tanta convivencia entre actores y espectadores como la IndyCar. Probablemente no es de forma completa, pero la forma en la que Dan trataba al aficionado (y tendría que poner mi caso), influyó parcialmente.

Finalmente, desde el 16 de octubre de 2011 hasta hoy, voluntaria e involuntariamente, muchos sucesos me recordaron a la figura de Wheldon: una final épica en la Sprint Cup, en la que un corredor como Tony Stewart se coronó haciendo la carrera de su vida (Dan nunca dejó de perseverar, e Indy es un buen ejemplo de esto); el homenaje de todas las categorías importantes desde «El Peor Día» hasta las 500 Millas de Indianapolis, en la cual, tres de sus amigos más cercanos terminaron en los primeros tres lugares.

Wheldon siempre fue garantía en Indianapolis

No hay que olvidar el desempeño de Andretti Autosport y en especial, de James Hinchcliffe, quien se mantuvo en los primeros cinco lugares por casi todo el campeonato. Sin menospreciarlo, seguramente Dan hubiera llegado como el tercer candidato al título, uno nunca sabe…

Pero el hecho que más me recordó al británico fueron sus Juegos Olímpicos de casa. Al ver la Ceremonia de Inauguración Londres 2012, observar la evolución del Reino Unido, y en la aparición de los caballeros del siglo XIX, inmediatamente reflejó la personalidad de Wheldon: Un hombre con clase, atento, que era popular entre los pilotos pero sin la presión de ser el mejor, a pesar de que todavía tenía mucho que dar… un hombre de familia, un buen hijo, gran hermano y excelente embajador del deporte.

Un año ha pasado desde «El Peor Día». Nunca he vuelto a ver esas escenas que me causan pesar. Muchos dicen que una parte de la IndyCar murió junto con Wheldon ese día, pero hay que pensarlo de esta manera: Dan es uno de los grandes arquitectos de la evolución y el desarrollo que alguna vez perdió el open wheel de Estados Unidos, y que está tratando de volver en el siglo XXI.

Gracias, Dan. Una vez más te digo que fue un honor verte triunfar, en persona y en televisión.

http://alan-indy.podomatic.com/embed/frame/posting/2012-10-15T20_45_19-07_00?json_url=http%3A%2F%2Falan-indy.podomatic.com%2Fentry%2Fembed_params%2F2012-10-15T20_45_19-07_00%3Fcolor%3D43bee7%26autoPlay%3Dfalse%26width%3D440%26height%3D85%26objembed%3D0

EFEMÉRIDES: 29 de abril

CUMPLEAÑOS:

No se han registrado cumpleaños de personajes relevantes relacionados con la IndyCar o el automovilismo de monoplazas en 29 de abril.

COMPETENCIAS:

CART: FIRESTONE FIREHAWK 600K (29 de abril de 2001)

Un día después de los sucesos de la carrera de la IRL en Atlanta (donde 11 autos protagonizaron un fuerte accidente en el giro 53), la serie CART canceló lo que hubiera sido su primera carrera en el Texas Motor Speedway.

A diferencia de los autos de la IRL de la época, los de CART tenían mayor caballaje y generaban mucha más carga aerodinámica y, por ende, fuerzas G de gravedad y más exigencia física en los pilotos. No se llevaron a cabo suficientes pruebas para hacer cambios en los monoplazas.

A pesar de haber cumplido con las prácticas y la clasificación, la gran cantidad de fuerzas G (que llegaron hasta 5.0) provocaron síntomas de mareo, vértigo y desorientación en algunos participantes al alcanzar 380 km/h en un óvalo de 1.5 millas con alta inclinación en sus curvas (24°). De hecho, uno de los múltiples accidentes de la jornada lo protagonizó Mauricio Gugelmin (PacWest), quien perdió el conocimiento en el acto.

2307d-a0102my04

Aunque hubo intentos por reducir las velocidades en pro de la seguridad, la categoría inicialmente pospuso el evento y pocos días después se canceló porque no había espacio en el calendario.

El promotor del autódromo, Eddie Gossage, demandó a la serie; ambas partes tardaron hasta octubre de ese año en llegar a un acuerdo, el cual se estimó entre 3.5 y siete millones de dólares, que contribuyó a las pérdidas totales de CART en ese año.

Kenny Bräck (Rahal) habría arrancado en primero tras clasificar a un promedio de velocidad de 233.447 mph (375.696 km/h). A pesar de que no se corrió el evento, los libros de historia la contabilizan como una de sus siete pole positions en su trayectoria y se le acreditó un punto para el campeonato.

IRL/INDYCAR SERIES: KANSAS LOTTERY INDY 300 (29 de abril de 2007)

Dan Wheldon dominó la cuarta fecha de la temporada de la IndyCar Series, que se llevó a cabo en el óvalo de Kansas, convirtiéndose en el primer ganador repetido de 2007.

El británico de Chip Ganassi Racing clasificó en cuarto lugar pero le tomó siete vueltas tomar el liderato, mismo que retuvo en 177 de los 200 giros pactados; la carrera terminó bajo bandera amarilla por un accidente de Scott Sharp (Rahal Letterman), pero había establecido una distancia de más de 11 segundos sobre el segundo lugar, Dario Franchitti (Andretti Green). Helio Castroneves (Penske) completó el podium.

FOTO: Steve Snoddy/INDYCAR
FOTO: Steve Snoddy/INDYCAR

Con el resultado, Wheldon extendió su ventaja en el campeonato por 27 puntos sobre su coequipero Scott Dixon, quien llegó cuarto.

La carrera vio el debut de la venezolana Milka Duno con la escudería SAMAX Motorsport de Peter Baron; a pesar de clasificar 21ra y última, llegó 14ta a seis vueltas del ganador.

INDYCAR SERIES: SAO PAULO INDY 300 (29 de abril de 2012)

Por tercer año consecutivo, Will Power ganó las 300 millas de Sao Paulo en el Sambódromo de la ciudad de Brasil.

El piloto de Team Penske sobrevivió a una cadena de accidentes, dos de ellos que involucraron a al menos seis vehículos, para liderar 63 de las 75 vueltas pactadas y llegar nueve décimas delante de Ryan Hunter-Reay (Andretti). Takuma Sato, quien hizo un par de reinicios temerarios, completó el podium, su primero en la serie y el primero de dos que lograría con Rahal Letterman Lanigan Racing.

FOTO: LAT USA/INDYCAR
FOTO: LAT USA/INDYCAR

Para Team Penske, fue la primera vez desde la creación de la IRL/IndyCar que una escudería ganó las primeras cuatro fechas de un calendario (una con Helio Castroneves y tres con Power, quien fue el primero en llevarse tres consecutivas desde 2007).

Cuatro pilotos brasileños tomaron parte de la salida; sin embargo, sólo dos llegaron en el Top 10, Helio Castroneves (Penske), quien finalizó 4to, y Rubens Barrichello (KV), quien fue décimo. Tanto su coequipero Tony Kanaan como Bia Figueiredo (Andretti) fueron de los afectados en el final y llegaron 13ro y 19na, respectivamente.