David Malukas (FOTO: Penske Entertainment/James Black)

David Malukas disfruta primer podio en IndyCar

David Malukas se llevó los aplausos por obtener su primer podio en IndyCar y la manera en la que lo consiguió.

El novato estadounidense implementó una gran estrategia en la segunda mitad de la carrera de ayer sábado. Cuando Jack Harvey generó una bandera amarilla encadenada, él iba con una vuelta de desventaja, pero la recuperó cuando el entonces líder Takuma Sato se fue a los pits y se quedó en pista el tiempo suficiente para  que después le permitieran rebasar al Auto de Seguridad.

Eso le dio seis vueltas de ventaja de neumáticos ante Josef Newgarden y Scott McLaughlin, y al menos 25 ante Will Power, Pato O’Ward y el resto del grupo que optó por quedarse en pista.

Así, tanto Malukas como Sato tuvieron un margen mayor para gestionar sus neumáticos y combustible; de hecho, fueron de los últimos en hacer su detención final en la zona de abastecimiento, quedando con cuatro giros de mejor condición de llantas ante Newgarden y de más de una decena sobre el resto.

Pero más que esta ventaja, la guía que su observador Pancho Carter, veterano de las “500 Millas de Indianápolis” quien ha estado en esa posición con Dale Coyne Racing por décadas, fue una ventaja increíble que le ayudó a negociar las últimas vueltas, en las que superó a Power, a O’Ward y a McLaughlin en el sprint final.

«Es muy bueno tener a Pancho», explicó tras la carrera. «Empezamos un poco difícil porque es muy agresivo. Yo haría algo estúpido y él diría: ‘Eso fue realmente estúpido, no lo vuelvas a hacer’. Oh, eso no es agradable Me di cuenta de que Pancho es quien es y realmente le importa».

«Hoy la estábamos pasando bien. A mitad de carrera, terminó siendo un poco como seguir al líder con todos ahorrando combustible. De hecho, empecé a cantar en el auto. Pancho dijo: ‘Tu canto es genial, pero ¿podemos ir a hacer algo, esto es aburrido?'».

«Una vez que pusimos el nuevo set, tuvimos una buena estrategia, Pancho y yo nos estábamos divirtiendo mucho. Me decía, ve afuera, ve adentro, cruza. Me fue muy bien. Estábamos pasando un buen rato. Gracias, Pancho. Fue muy divertido».

La maniobra que Malukas realizó sobre McLaughlin en la vuelta final fue una maniobra arriesgada, pero calculada, ya que fue la única vez en el último stint en la que utilizó la línea externa para superar al neozelandés.

El piloto de Coyne w/HMD Motorsports compartió las instrucciones que Carter le dio  para reaccionar ante las maniobras de bloqueo de su adversario y la manera en la que tenía que tomar las curvas para preparar su intento de rebase.

Gracias a que se limpió el carril externo por la lluvia, su auto tuvo más comodidad para abordar de forma agresiva las curvas, lo cual le permitió hacer el adelantamiento una vez que Carter le ordenó atacar.

Con el rebase exitoso, parecía tener una oportunidad para atacar a Newgarden por el triunfo, pero se quedó sin tiempo.

«Funcionó muy bien. Tuve ese poco de aire limpio en el alerón delantero derecho, pude correr», expresó.

«Como la pista era mucho más rápida al correr mucho más tarde, presioné el limitador en sexta marcha. No pude remolcarlo ni succionarlo. Tuvimos que ir dos lado a lado en la 1 y 2. Da miedo ir de par en par ahí. Definitivamente tuve salidas sueltas».

«En general, muy feliz de haber logrado volver a salir. Sabíamos por la práctica de ayer que cuanto más fría se ponía la pista, mejor terminaba nuestro auto en comparación con los demás que nos rodeaban. Sabíamos que teníamos un buen auto al entrar. Sé que tuve una oportunidad».

Tanto McLaughlin como Newgarden felicitaron a Malukas por esa actuación; de hecho, el estadounidense lo calificó como «el novato más respetuoso» contra el que ha corrido en mucho tiempo.

La experiencia de subir al podio fue casi normal; al ser menor de edad, celebró con jugo de uva en lugar de champaña, pero por ahora, está viviendo la realización de un sueño que tuvo desde la infancia.

«Los vi pasar por la 1 y 2. Dios mío, son Penskes. Voy detrás de Penskes ahora mismo. Esto es loco», expresó. «Yo, de niño, siempre los miraba. Sólo podía soñar con eso. Cada vez que practicaba, cada vez que me pasaban, siempre los dejaba pasar».

«Definitivamente es especial para mí. Estaba esforzándome tanto por no ponerme nervioso. Quiero decir, estaba nervioso, pero estaba tratando con todas mis fuerzas de no emocionarme demasiado y hacer algo estúpido. Sí, definitivamente es intimidante cuando hay dos Penskes frente a ti».

Malukas recortó su déficit a once puntos ante Christian Lundgaard en la lucha por el «Novato del Año» con dos fechas restantes. A nivel colectivo, Coyne y sus socios redondearon su mejor fin de semana del año con Sato acabando en quinto sitio.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s