Wickens (FOTO: Dana Garrett/INDYCAR)

Wickens hará demostración en el previo del Toronto Indy

Robert Wickens volverá a manejar un auto este fin de semana, frente a su público.

La historia de lucha del canadiense, que está próxima a cumplir un año, lo llevará a ser parte de las vueltas previas al Honda Indy Toronto de este domingo, en el que conducirá un Acura NSX con tecnología proporcionada por ARROW Electronics para controlar con sus manos al vehículo en cuestión, que estará decorado con los mismos colores con los que ha competido en la IndyCar.

“Básicamente estaré en la pole position para la carrera… algo así, lo cual es increíble”, expresó a través de sus redes sociales.

“Estoy muy emocionado, no puedo esperar para colocarme el casco y viajar alrededor en un auto increíble”.

Wickens, quien finalizó tercero en su carrera de casa en 2018, ha compartido el progreso de su rehabilitación por las heridas que sufrió en agosto, durante las 500 millas de Pocono, siendo la lesión en la médula espinal la de mayor gravedad.

En los últimos 11 meses ha pasado por momentos alentadores, como el hecho de recuperar la movilidad y fuerza en sus piernas y brazos, junto con eventos infortunados, como operaciones de emergencia, siendo la más reciente en junio por complicaciones en un tobillo.

Será la primera vez que maneje de forma pública desde el accidente en Pocono. En declaraciones que ofreció al portal Motorsport.com, el Acura NSX tendrá similitudes al sistema que Alex Zanardi ha ocupado en autos turismo, al integrar un anillo en el volante para acelerar y enfatizar el uso del freno de mano.

Además, espera que este evento contribuya a mejorar la rehabilitación, sin que llegue a forzarlo, “porque tener un futuro a largo plazo mejor es más inteligente que volver a un auto de carreras muy pronto”.

“Obviamente puedo sentarme y manejar un auto de carreras con controles manuales. Pero el sueño es conseguir que ambas piernas lleguen a donde no necesite los controles manuales, y si puedo recuperar ambas piernas en esa medida, significa que estoy caminando. Ese es el objetivo final”, dijo.

“Pero de manera realista, si puedo poner en operación una pierna de modo que no necesite el acelerador y el freno en el volante, eso sería un gran logro. Así que creo que solo tenemos que ver cómo resulta”.

“La regeneración de los nervios toma dos años antes de que se estabilice, pero hay muchas personas que están desafiando las probabilidades y redefiniendo lo que es posible, por lo que tienes que seguir esforzándote”.

El portafolio de Arrow, que patrocina a Schmidt Peterson Motorsports, incluye el desarrollo de tecnología para permitir a personas discapacitadas conducir autos. Prueba de ello es el auto SAM, que Sam Schmidt ayudó a perfeccionar hace algunos años y con el cual hizo una demostración en Indianápolis.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s