Hunter-Reay (FOTO: Joe Skibinski/IMS, LLC Photo)

Regresó el momento de Hunter-Reay

Parece que los días de mala fortuna para Ryan Hunter-Reay han quedado atrás.

El estadounidense es ex campeón de la IndyCar, ganador previo de las “500 Millas de Indianápolis” y uno de los veteranos más respetados del paddock, gracias a sus 15 años de experiencia en el deporte. Como incentivo para los aficionados, la nacionalidad estadounidense cuenta mucho, y por ello se ganó el mote de “Capitán América”.

Pero sus últimas 40 carreras han consistido en tener todo, menos suerte. Sea por los aero kits inferiores, por las fallas mecánicas o accidentes mientras lideraba carreras, o al menos estando en calidad de favorito, al auto No. 28 se le negaba la bandera a cuadros… hasta que llegó Detroit, donde las frustraciones se volvieron celebraciones.

“Ha habido cosas desgarradoras”, recordó en conferencia de prensa.

“Estos chicos han trabajado realmente duro, pero me dieron un gran auto de carreras, del lado de ingeniería. Estoy orgulloso de lo que han hecho. Mi ingeniero Ray Gosselin, él quería esta carrera tanto como yo. Hemos ganado muchas carreras juntos. Hemos trabajado juntos desde 2011, y hemos ganado mucho juntos, así que esta sequía nos tenía a ambos un poco ansiosos. Hoy fue grandioso”.

El domingo no comenzó de la mejor forma para el piloto de Andretti Autosport, ya que una salida de pista y un trompo en calificación lo relegaron al décimo sitio de largada; sin embargo, continuó exhibiendo la velocidad de las prácticas y de la primera competencia del fin de semana para dar una cátedra de manejo, quizá tan buena o mejor como la de Scott Dixon.

Basta ver los registros: él hizo la mejor vuelta de la carrera, al parar los relojes en 1:15.0590 m. mientras se acercaba a Alexander Rossi; Marco Andretti estableció el segundo mejor giro: 1:15.802 m. Will Power, con el mejor Chevrolet del fin de semana, apenas logró 1:16.106 m.

Con el auto en sintonía, el siguiente paso fue alcanzar a su coequipero, a quien le redujo un déficit de más de 10 segundos.

“Él ni siquiera estaba en la misma recta que yo cuando inicié el último stint”, exclamó.

“No sabía que alguien estuviera ahí. Solo mantuve mi cabeza abajo, y de repente había un auto en la distancia, al final de la recta, y solo mantuve mi cabeza abajo, pude ver que me estaba acercando, así que una vez que tenía a esa liebre frente a mí, incluso fui más rápido, y sabía que podía alcanzarlo con 15, 10 vueltas para el final”.

“Encontré que la Curva 1 y 2 era el lugar en el que estaba alcanzándolo un poco, así que mantuve presión (…), no había llegado al punto en el que fuera a embestirlo, pero estaba llegando ahí porque seguí teniendo ese pequeño bloqueo delantero de él, así que eso comenzó a abrir la puerta. Después se abrió”.

De esta forma, la temporada consistente de Hunter-Reay comenzó a tomar mayor ritmo; exceptuando el 20º lugar de Long Beach y el 18º del Gran Premio de Indy, sumó un segundo y tres quintos puestos antes de la visita a Belle Isle, donde subió al primer y segundo escalón del podium.

Al subir al cuarto puesto del campeonato y reducir su desventaja a 31 puntos ante el líder general Will Power, su objetivo será volver a establecer el dominio que lo llevó a la Astor Cup, hace seis veranos.

“Uno nunca sabe cuando llegue (el momento), y en 2012, ganamos Milwaukee, Iowa y Toronto (de forma)… yendo a la carrera de Milwaukee, no esperaba que eso ocurriera, pero tienes que estar listo para eso, y es donde estamos. Esperemos que podamos mantenerlo”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s