Grosjean (FOTO: Joe Skibinski/IndyCar)

Grosjean comparte sus primeras sensaciones tras prueba en Alabama

Romain Grosjean evitó hacer comparaciones detalladas entre los autos de Fórmula 1 e IndyCar, pero disfrutó mucho su primer entrenamiento en la categoría estadounidense.

El francés, quien disputará todas las fechas en circuitos callejeros y permanentes con el auto No. 51 de Dale Coyne Racing w/Rick Ware, completó 83 vueltas en Barber Motorsports Park, pista que calificó como la más exigente del año, y donde comenzó a ver las diferencias básicas a lo que había enfrentado en los últimos 11 años en Europa.

«Definitivamente es el volante más difícil con el que he tenido que lidiar. En las primeras vueltas, los músculos no estaban del todo calientes o preparados para ello. Mejoró al final, lo que siempre es una buena señal. Sabré exactamente dónde trabajar en el gimnasio y qué hacer», dijo.

«También sé que es la pista más difícil del año, lo que siempre es bueno para empezar, así que tienes una línea de base de cómo será. Pero sí, creo que puedo afinar mi entrenamiento. No sabía realmente qué esperar, y ahora está bastante claro».

La de este martes fue la primera vez que Grosjean regresó en un auto de carreras en 86 días, cuando sufrió su accidente espeluznante en el Gran Premio de Bahrein de F1, que le dejó con quemaduras en manos.

Su mano derecha aún no está recuperada al 100 por ciento, aunque no generó inconvenientes en el ensayo y no fue el motivo del trompo que protagonizó durante la mañana, al llegar a la Curva 1 y golpear la barrera de llantas, ya que fue más una cuestión de estilo de manejo.

«Básicamente, entré demasiado rápido (a la curva)», describió. «Cuando estaba con los frenos también aceleré, lo cual haces a alta velocidad, pero debido a que hay una diferencia mecánica, se abre el diferencial cuando lo haces, y por lo tanto hace que el auto pierda (control), mientras que en Fórmula 1 se estabilizaría el auto».

«Así que diría que fue una experiencia de aprendizaje, luego dejé de hacerlo y fue mejor».

El accidente no tuvo consecuencias, a tal grado de que una hora después de lo sucedido, el galo ya estaba de vuelta en acción.

Asimismo, tras competir en autos con el dispositivo Halo por tres años, destacó que no hubo problemas con el Aeroscreen, salvo la diferencia en el flujo de aire al interior de la cabina que, a su vez, genera mayor exigencia física.

«El Aeroscreen elimina algo de aire que entra en el auto, por lo que se calienta bastante, pero los otros tubos que tiene con el sistema de aire del casco y también en la parte delantera de la cabina funcionan bastante bien. Entonces creo que es muy físico», explicó.

«Es difícil conducir esos autos, mucho, de una manera diferente a Fórmula 1, donde lo único con lo que luchas en Fórmula 1 son las fuerzas G. Donde aquí realmente luchas es contra la pesadez del auto físicamente. Pero no me importa. Es genial».

Respecto a los neumáticos Firestone, Grosjean hizo notar la consistencia en adherencia, luego de completar un stint de hasta 26 giros.

Todo esto, sumado a la interacción con ex pilotos de F1 como Takuma Sato y Sébastien Bourdais, le hacen sentir motivado para el reto que implicará su participación en la campaña.

«Se sentía como en casa, para ser justo. Se sentía como en casa y no tenía ningún tipo de aprensión. Simplemente saliendo, aprendiendo el auto», afirmó.

«La verdadera pregunta será el inicio de la carrera el 18 de abril aquí en Barber, pero por ahora, conducir el auto es bueno».

Grosjean volverá a probar el lunes próximo, en Laguna Seca.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s