O'Ward (FOTO: Joe Skibinski/INDYCAR)

El primer podio de O’Ward, con sentimientos encontrados

Faltaron 10 kilómetros, pero finalmente Pato O’Ward demostró que es cuestión de tiempo para lograr su primera victoria en la IndyCar.

El regiomontano fue el piloto a vencer en la segunda carrera de este fin de semana, y cuarta de la temporada 2020, que se realizó en el circuito de Road America.

No sólo logró su primera pole en la serie, después de algunos fallos en calificaciones previas, sino que dominó casi todo el recorrido, al liderar 43 de las 55 vueltas pactadas.

Sin embargo, el tránsito y su respectivo aire sucio, junto con la degradación de los neumáticos traseros, producto de los stints largos, derivaron en una gran batalla y la victoria de Félix Rosenqvist, el único que le pudo seguir el ritmo a lo largo del evento y quien le arrebató la bandera a cuadros en el penúltimo giro.

“Por un lado, estoy emocionado porque es mi primer podio en IndyCar, lideré casi toda (la carrera) y nos quedamos muy cerca de ganar. No tuvimos suerte en el final, no hicimos que pasara, pero estoy orgulloso de mí porque di absolutamente todo lo que tenía, no cometí errores y ejecutamos bien”.

“Sólo no tuvimos el ritmo en los stints más largos con la llanta y necesitamos trabajar en ello”.

O’Ward ya es el tercer piloto más joven en ganar una pole en la historia de las carreras de Indy; curiosamente, las calificaciones no habían resultado a su favor en tiempo reciente, sea por el error más mínimo o por una falla minuciosa en la puesta a punto.

Pero eso quedó atrás para la jornada del domingo. Al superar por milésimas a Colton Herta en la calificación, gestionó una ventaja de hasta 8 segundos sobre sus rivales más cercanos en la primera parte del recorrido.

Como lo ha comentado de forma reiterada, la ejecución perfecta de una carrera, de principio a fin, es la clave para lucirse en la serie, cuya competitividad también implica derrotar a los tres equipos “grandes”: Team Penske, Chip Ganassi Racing y Andretti Autosport.

Faltó eso al final, con la degradación de llantas, a las que les faltaron dos vueltas competitivas.

“Hoy aprendí que, entre más adelante califiques, más fácil te haces la vida. Hizo una diferencia enorme. Ese debe ser el objetivo cada fin de semana y desafiaremos por victorias y podios, eso es lo que tenemos que hacer”, declaró.

“Es una mezcla de emociones, estoy un poco decepcionado porque arranqué en la pole y después de liderar todo, tú quieres ganar, quieres ejecutar desde (el lugar en) donde empezaste”.

“No cometimos errores en las paradas en los pits, no perdimos ninguna posición, todos los reinicios fueron perfectos. Así son las cosas, pero debemos estar muy orgullosos de nosotros mismos y lo que el grupo hizo hoy”.

Es el primer podio de un mexicano en la especialidad de autos Indy desde 2008, cuando Mario Domínguez fue tercero en la última carrera de Champ Car, en Long Beach; además, es el mejor resultado para la nación azteca desde que Rodolfo Lavín finalizó segundo en 2004 (Héctor Rebaque ganó la primera carrera, en 1982).

Es también el primer podio de McLaren desde su asociación comercial con Sam Schmidt; la agrupación no subía a un podio desde Iowa, hace un año, con James Hinchcliffe.

“No es fácil competir en IndyCar, y demostramos que somos contendientes”, expresó.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s