Dixon (FOTO: Stephen King/INDYCAR)

Las estrellas se alinearon a favor de Dixon en Iowa

Nadie, ni siquiera Scott Dixon, entiende cómo finalizó en segundo lugar en Iowa.

Después de todo, el óvalo de 7/8 de milla no ha sido muy condescendiente con el neozelandés. Pese a sumar tres poles y tres podios, incluyendo el de la madrugada de este domingo, es una de las pocas pistas en las que no se ha anotado una victoria y en las que no siempre los resultados han ido a su favor.

En esta ocasión, desde el octavo lugar de salida, casi de inmediato cayó hasta el 17º sitio, sin ritmo y sin velocidad. Con su coequipero Felix Rosenqvist como uno de sus pocos escoltas, ya que ocupaba los últimos lugares, todo apuntaba a que el pentacampeón de la serie tendría una de las peores exhibiciones de su trayectoria.

“No tuvimos un auto perfecto en ningún punto este fin de semana. Siento que hicimos algunas ganancias al final de la práctica final. Fue muy bizarro, también. No cambiamos mucho”, compartió después de la carrera.

“Tuvimos un auto con mucho subviraje para el inicio, una vez que la carrera inició, estaba extremadamente suelto, especialmente a través de las (curvas) 2 y 4. Fue muy bizarro. Lo buscamos toda la noche. Fue una de esas situaciones en las que no teníamos la brecha. Incluso al ajustar el alerón delantero, la presión de llantas estaba cambiando mucho el balance del auto, mucho más que lo que experimenté antes”.

Pero con todo y la degradación excesiva de sus neumáticos, el accidente entre Sage Karam y Takuma Sato de la vuelta 186 devolvió a Dixon al panorama. Estando a punto de perder dos giros, él y otros pilotos como Alexander Rossi, Sebastien Bourdais y Colton Herta, recuperaron la desventaja cuando los líderes se metieron a pits y el Auto de Seguridad los dejó pasar.

Con todos en la misma secuencia, la clave surgió cuando los líderes adelantaron el último ciclo de detenciones a 50 giros de la bandera a vuadros, pero el piloto de Chip Ganassi Racing fue el único en extender su stint a más de 65 vueltas, pasando de 12º al liderato, justo antes de que Ed Carpenter se accidentara.

Así, al completar su pit stop final bajo bandera amarilla, con 20 vueltas de ventaja en neumáticos, no escatimó para avanzar de sexto a segundo en la conclusión, aunque no tuvo armas para presionar al ganador Josef Newgarden, quien lo superó por margen de 2.8 segundos.

“Hoy fue una de esas cosas… solo puedo agradecer al equipo por lo que hicieron. Intenté mantenerme hasta el final y hacer el máximo de ello. Lo tomaremos”, dijo.

“Hemos luchado aquí en los últimos años. No estoy exactamente seguro por qué. Probamos aquí con Felix. Parece que no conseguimos mucho. Definitivamente es una pista en la que necesitamos reformarnos y tratar de entender dónde vamos mal”.

Con cinco fechas restantes, Dixon permanece cuarto en el campeonato, teniendo desventaja de 98 puntos ante Newgarden.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s