Andretti (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)

Nuevo año, mismo debate

Vaya que el debate sobre priorizar el espectáculo o el aspecto deportivo de las carreras estuvo presente de nuevo este fin de semana.

En la carrera de sábado por la noche de la IndyCar, una diversidad de opiniones sobre la dificultad de hacer rebases en pista, gracias a las características de los monoplazas actuales.

No es nuevo este tema de conversación, pero vale la pena recapitular: un cúmulo de factores, desde la negativa de los pilotos para revivir la dinámica del “pack racing” hasta la llegada del nuevo paquete aerodinámico, generaron que el enfoque de la novena fecha de la temporada fuera el mismo que el de las 500 Millas de Indy, mismo que Takuma Sato puede resumir en esta frase que comentó a este sitio en el Día de Medios de la carrera de mayo pasado.

“Es bueno para el deporte porque es más desafío para el piloto, y obviamente ese es el objetivo del deporte, es el desafío del ser humano; sin embargo, respecto a si la carrera va a ser un gran espectáculo, siempre es difícil aunque con más autos, siempre es un gran show”.

Imagínense el ánimo con el que el japonés expresó esta aseveración hace algunas semanas. Era muy parecido al que Simon Pagenaud compartió durante el fin de semana. La calidad y el progreso en pista como prioridad. La habilidad y resistencia del piloto se pone a prueba.

Los discursos que manejaron los pilotos en las dos carreras en super{ovalos fueron muy similares; sin embargo, hubo entusiasmo en la mayoría de los pilotos al encarar este reto, en especial al enfrentar un tipo de pista (1.5 millas, de aquellos que ya no se visitan) en el que casi no hay tiempo para practicar lo que deriva en incertidumbre y comentarios tan radicales como el de Tony Kanaan, quien después de las prácticas pronosticó una carrera sin rebases.

“Siempre es complicado adivinar cómo serán las carreras porque la temperatura para un auto (con) aerodinámica como los IndyCars es muy importante para (encontrar) el grip básicamente”, expresó Pagenaud tras la carrera.

“Nosotros somos como aviones. Entre más denso sea el aire, tenemos mejor grip, solo que es muy difícil simular una carrera cuando vienes y pruebas tres meses antes. Francamente, esa es la razón. Siento que las carreras siempre son mejores que lo que esperamos, especialmente esta noche. Pensé que la carrera fue buena, hubo varios rebases.

“Las partes interesantes fueron las secuencias en pits, muchos rebases buenos con llantas nuevas. Obviamente fue difícil hacerlo funcionar, no se supone que sea fácil”.

Aunque Tony Kanaan auguró una carrera sin rebases, el monitoreo de pista registró 688 rebases en pista durante los 600 kilómetros de recorrido (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)
Aunque Tony Kanaan auguró una carrera sin rebases, el monitoreo de pista registró 688 rebases en pista durante los 600 kilómetros de recorrido (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)

El arte de amaestrar los óvalos cada año siempre ha sido complejo, pero sigue siendo un aspecto único en el deporte motor. A diferencia de la NASCAR, en la que la gran inferioridad en la velocidad y la alta dependencia en la aerodinámica han perjudicado el espectáculo, el renovado coche de la IndyCar enfatiza en la búsqueda de grip mecánico y el control mayoritario sobre el piloto.

En estos días, las estrellas detrás del volante trabajan con todas las herramientas a su alcance, levantando el pedal ante los extraños que pueden experimentar. Se ha tratado de erradicar el estilo en el que, al ir con toda la potencia, las diferencias eran mínimas y el riesgo, innecesario.

Además, uno de los aspectos más constantes es la administración de los neumáticos que, a pesar de presentar “ampollas” por el alto nivel de estrés, no llegaron a romperse como el año pasado. Muchos pilotos alabaron la resistencia de las llantas delanteras derechas.

“Firestone siempre está tratando de venir con una mejor llanta, una llanta diferente, una que tiene mejor grip o se degrada un poco más. Siempre ha sido una cosa evolutiva en la que IndyCar, los equipos y Firestone están trabajando para crear un gran show para los aficionados aquí y aquéllos en casa”, expresó Alexander Rossi.

“Creo que esa es la razón principal. Es una característica de este lugar, por qué es tan divertido venir aquí, porque nunca sabes lo que vas a tener, excepto que Scott (Dixon) vaya a ser rápido y que Team Penske vaya a estar en la pole. Pocos denominadores comunes”.

Aunque la administración de neumáticos fue una clave a destacar, los cuatro primeros lugares solo requirieron de cuatro detenciones en pits para completar la distancia (FOTO: Chris Jones/IMS, LLC Photo)
Aunque la administración de neumáticos fue una clave a destacar, los cuatro primeros lugares solo requirieron de cuatro detenciones en pits para completar la distancia (FOTO: Chris Jones/IMS, LLC Photo)

Si al leer este texto, aún no has consultado los textos de Robin Miller para RACER y John Oreovicz (ex ESPN) en su blog personal publicados el lunes, es recomendable darles un vistazo (traducirlo sistemáticamente en español no influye mucho en la transmisión del mensaje).

No, no siempre se tendrán carreras vertiginosas que tengan a los aficionados de pie todas las semanas. Pero no necesariamente quiere decir que se vaya a tener un evento aburrido.

Por ningún motivo Texas fue ineventual, gracias a la serie de estrategias que algunos quisieron ejecutar, al reto de vencer a la temperatura, la dificultad del kit, las llantas y el tráfico que, por momentos, generó momentos agradables a la vista. Aquí podríamos debatir si es mejor asistir a una carrera o verla en televisión, pero dejémoslo para otro día.

Y si Dixon no hubiera dado otra clase de manejo, igual hubiéramos tenido un final de fotografía con Pagenaud y Rossi. Nadie se quejó del estilo de carrera, mas se culparon por no poder mejorar a lo largo de la misma.

¿Se puede mejorar, o desarrollar, el paquete de kits para Pocono, Indy el próximo Mes de Mayo y en la siguiente visita a Fort Worth? Seguro, pero que esta carrera compiló todos los retos que deberían vivirse en todas las categorías de autos, a más de 350 km/h y sin riesgos innecesarios de poner en riesgo a los participantes, no hay duda.

Sin afán de imponer modas, sin influir en cuestión de gustos, y recalcando lo dicho por Sato en Indy, el desafío humano y la prevalencia de los pilotos talentosos e ingenieros inteligentes se reflejó en esta carrera y eso debería ser reconocido por todos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s