FOTO: Chris Owens/INDYCAR

Un día inimaginable

Es extrañísimo levantarse a una hora “habitual” en este 24 de mayo.

Los sentimientos son encontrados, sin duda. Se mezcla la tristeza con la esperanza y la motivación con la frustración. Nada parece real, pero los dos últimos meses han sido tiempos que son comparables con las producciones más disparatadas de Hollywood.

Todos los recuerdos de levantarse a las 3 AM, salir en la oscuridad y esperar a que los cañones suenen tres horas después, mientras amanece en el Día de Carreras, son solo eso, recuerdos. Y hoy, parecen más lejanos que nunca.

Por primera vez en la historia, las “500 Millas de Indianápolis” no se correrán en mayo. Es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que “The Greatest Spectacle in Racing” se tiene que posponer.

Estaba destinado a ser un día especial, tanto por ser el primer año con Roger Penske a cargo del evento, como por la hipotética participación de un mexicano en varios años, la búsqueda de Fernando Alonso para obtener la “Triple Corona” extraoficial del automovilismo, la de Helio Castroneves para ser tetracampeón o la primera de figuras populares como Newgarden, Carpenter y Daly.

El COVID-19, que desafortunadamente irrumpió en la vida de todos, ha cambiado diversas perspectivas. En el deporte, expuso la fragilidad de las organizaciones en términos económicos y la personalidad de muchos de sus atletas.

La incertidumbre de esta situación es a tal grado que aún hay que tomar con cautela el hecho de que se intente realizar la mejor carrera del año el 23 de agosto, con o sin público; desafortunadamente, en algunos países, la tasa de fallecidos e infectados sigue aumentando y, a menos que se abra paso a una vacuna, es difícil pensar en normalidad.

Como medio que ha asistido a las cuatro últimas ediciones, también es un tiempo con dudas, ante el ritmo tomado en cada año y los cambios constantes en el calendario, aunque el hecho de que INDYCAR sea una categoría que controla mucho sus costos y solo compite seis-siete meses al año, alivia el panorama financiero de forma significativa.

Faltan dos semanas para que otro poco de la normalidad regrese, ya que INDYCAR tratará de iniciar su temporada en el siempre temido óvalo de Texas. Aunque casi la mitad de las sedes del calendario original se cancelaron, se ha trabajado todo lo posible para tener un campeonato decente y competitivo.

Pero por otro lado, no hay que olvidar el objetivo principal del encierro general y la toma de medidas extremas, el cual, sea por el motivo que sea, se ha ido perdiendo: salvaguardarnos.

Esperamos que se encuentren sanos y salvos desde casa, y añoramos el momento en el que la normalidad vaya regresando de manera gradual y sensata, con todo y los hábitos que transformarán las políticas y educación de higiene.

Si las políticas de restricción no son tan extremas, esperamos volver a estar ahí en Indianápolis para transmitirles las historias que hacen especial al evento, tanto como esperamos que, cumpliendo con las normas de su país correspondiente, todos juntos superemos la adversidad actual.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s