FOTO: Richard Dowdy/INDYCAR

Debacle en Andretti Autosport

Pocas veces se puede atestiguar una falla completa de uno de los equipos de más renombre en la IndyCar Series.

Esto pasó con Andretti Autosport, que pasó de tener a dos autos clasificando en el Top 6, peleando por la victoria con base en estrategia, a tener a sus cuatro pilotos fuera de contienda, todos por problemas mecánicos.

VER: Harvey firma con Andretti para Indy 500

Todo comenzó cuando Marco Andretti, quien rodaba en el Top 10 antes de ser uno de los primeros en detenerse en pits, comenzó a perder velocidad por varios segundos en la zona trasera del circuito, debido a que el pedal del acelerador se atoró; a pesar de retomar la marcha, un problema con un sensor provocó que su motor se apagara

El piloto del vehículo No. 27, quien tenía buenas expectativas para el fin de semana, terminó estacionando su coche en la salida de emergencia de la curva 8, la misma en la que hace algunos años tuvo un fuerte accidente con Graham Rahal.

Pero esto fue el inicio de la serie de eventos desafortunados para el cuarteto de Michael Andretti: a 23 vueltas del final, Alexander Rossi, quien estaba ante su primera oportunidad de ganar una carrera por mérito propio, vio sus posibilidades esfumarse cuando su motor expiró, dejando su máquina en el final de la recta principal y generando la salida del Pace Car.

“El ritmo del auto estuvo bien durante todo el día y pudimos recuperarnos de una especie de secuencia difícil en nuestra primera parada, entonces es desafortunado porque el auto estuvo fabuloso”, dijo.

Por si fuera poco, el reinicio siguiente fue más desilusionante: casi de forma simultánea, los autos de Takuma Sato y Ryan Hunter-Reay también se quedaron sin potencia. El japonés rodaba 12°, pero similar a Rossi, se estacionó en la salida de los pits, sin bloquear el paso.

Rossi tenía una gran oportunidad de ganar (FOTO: Richard Dowdy/INDYCAR)
Rossi tenía una gran oportunidad de ganar (FOTO: Richard Dowdy/INDYCAR)

Pero el estadounidense era la carta más fuerte para ganar la carrera, a pesar de tener el compuesto más duro de neumáticos, ya que rodaba segundo hasta que un problema eléctrico hizo que su monoplaza se apagara, de manera muy similar a lo que ocurrió en Pocono, en agosto pasado.

VER: Nuevo episodio Power vs Kimball

Esta vez, el reencendido no llegó a tiempo.

“Intenté reiniciar el auto algunas veces, pero no encendió”, describió. “Después, una vez que nos quedamos (en la salida de emergencia de la curva 3) por unos momentos, intentamos hacer algunos cambios y pudo reiniciar, pero era muy tarde para volver a unirme a la carrera”.

Hunter-Reay ha ganado solo una vez en Long Beach; sin embargo, se ha quedado cerca de lograr más victorias en varias ocasiones, como en 2014, cuando un mal cálculo hizo que sacara a Josef Newgarden del camino y él mismo quedara fuera de contienda.

Tras estos eventos, su racha de carreras sin triunfos se extendió a 19.

“Por eso es que este deporte puede ser tan gratificante y tan cruel, no hay nada que puedas hacer”, expresó. “Frustrante, seguro, pero hoy estuvo fuera de nuestras manos”.

La decepción fue evidente en Hunter-Reay (FOTO: Richard Dowdy/INDYCAR)
La decepción fue evidente en Hunter-Reay (FOTO: Richard Dowdy/INDYCAR)

James Hinchcliffe, también con motor Honda, se quedó con la victoria en Long Beach.

2 comentarios en “Debacle en Andretti Autosport”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s