Trece historias que definieron 2018

Se terminó 2018, un año en el que la IndyCar continuó recuperando la reputación que alcanzó hace dos décadas.

Desde las alegrías por las victorias y los pesares por las derrotas, hasta los momentos que desbordaron las emociones de los aficionados, muchas fueron las historias que caracterizaron a la temporada. Aquí, presentamos 13 historias que pueden resumir de forma completa lo que ocurrió durante estos 12 meses.

13. EL ADIÓS DE DANICA: Por supuesto, una de las atracciones de las “500 Millas de Indianápolis” fue el regreso de Danica Patrick, quien en 2018 puso punto final a su trayectoria en el deporte motor.

Aunque el resultado no fue el esperado, y pese a la diversidad de opiniones que generó en los aficionados con el paso de los años, lo cierto es que su presencia en las actividades del mes de mayo generó recuerdos sobre la importancia que la originaria de Illinois tuvo en tiempos difíciles para la serie y para la representación femenina en el automovilismo, mismo que actualmente es mínimo en la IndyCar y que fue tema de conversación en el deporte de manera constante.

Patrick (FOTO: Archivo)
Patrick (FOTO: Archivo)

12. CAMPEÓN MEXICANO: Patricio O’Ward le devolvió el interés de la IndyCar y sus categorías de desarrollo a la afición mexicana, al ganar el título de la Indy Lights.

Aunque las críticas hacia las parrillas tan cortas fueron constantes, la competitividad y agresividad de los participantes fue una de las constantes durante todo el año. La superioridad de su coequipero de Andretti Autosport, Colton Herta, a la mitad de temporada, también fue una de las adversidades que tuvo que enfrentar.

Sin embargo, el regiomontano terminó dominando la serie al totalizar nueve poles, 13 podios y nueve victorias, quedando a una del récord que Greg Moore se adjudicó en 1995. Además, fue la gran sorpresa en su debut en la IndyCar, en la final de Sonoma. En 2019, O’Ward será titular de Harding Steinbrenner Racing.

O'Ward (FOTO: Gustavo Rosso/Patagonia Visual Solutions)
O’Ward (FOTO: Gustavo Rosso/Patagonia Visual Solutions)

11. EL AÑO DE LOS LATINOS: El éxito de O’Ward quizá fue lo más sobresaliente en la actuación de los representantes latinoamericanos en 2018, a lo que le siguió Juncos Racing, que sumó un nuevo título en Pro Mazda (renombrada Indy Pro 2000) y consolidó su programa en la IndyCar con Kyle Kaiser, René Binder y Alfonso Celis Jr.

Tony Kanaan inició fuerte, pero también sufrió el infortunio de manejar con AJ Foyt al final de la temporada, cayendo al 16º sitio general. Su coequipero Matheus Leist dio chispazos, pero se conformó con la 18º plaza.

Quien hizo el máximo con pocas prestaciones fue Gabby Chaves, al participar en 13 eventos con Harding Racing, que tomó un cambio de dirección cuando Brian Barnhart asumió la presidencia del equipo y se asoció con Andretti Autosport.

En su momento, la IndyCar se quedó sin representantes colombianos por primera vez desde 2012, aunque Chaves demostró su consistencia y Carlos Muñoz volvió a obtener un buen resultado en Indianápolis. Pietro Fittipaldi se recuperó de su accidente para correr en seis carreras (9º en Portland) y Celis se inscribió a dos.

Chaves (FOTO: Shawn Gritzmacher/IMS, LLC Photography)
¿Veremos de nuevo a Chaves? (FOTO: Shawn Gritzmacher/IMS, LLC Photography)

En Indy Lights, con triunfos de por medio, Santiago Urrutia y Franzoni culminaron tercero y quinto, respectivamente. En Pro Mazda, Carlos Cunha, Andrés Gutiérrez y Moisés de la Vara compitieron en varios eventos, mientras Raúl Guzmán tuvo un podio en una de sus cuatro apariciones.

Lucas Kohl, Igor Fraga, José Sierra, Bruna Tomaselli, Mathias-Soler Obel y Manuel Cabrera tuvieron su momento en la USF2000.

10. HONDA ROMPE RACHA DE CHEVY: Por primera vez desde la reaparición de la competencia de motores, Honda impuso su ley en el Campeonato de Marcas de la serie.

Le tomó siete campañas, pero la división estadounidense de la constructora japonesa (Honda Performance Development) finiquitó su jerarquía en cantidad y calidad, al ganar 11 de las 17 fechas (incluyendo cuatro de manera consecutiva). Todos sus equipos de tiempo completo subieron a la parte más alta del podio.

En el resultado, Honda sumó 1550 puntos, mientras Chevrolet se quedó con 1168.

Sato (FOTO: Matt Fraver/IMS, LLC Photo)
Sato fue uno de los ocho ganadores que entregó el año (FOTO: Matt Fraver/IMS, LLC Photo)

9. LOS ANIMADORES: Que ocho pilotos/seis equipos hayan logrado victorias en 17 fechas y 14 participantes subieran al podio fue otra demostración de que, sin importar la cantidad de autos, recursos o calidad en el talento, la categoría continúa siendo una de las más competitivas del mundo.

El regreso de Sébastien Bourdais y Takuma Sato a lo más alto del podio, así como el dominio de James Hinchcliffe en Iowa, la pole de Ed Carpenter en Indianápolis y que Spencer Pigot y Zach Veach brindaran actuaciones notables en ocasiones múltiples son ejemplos de que, si uno ejecuta un plan a la perfección, será capaz de vencer a los protagonistas regulares por el título. Ojalá la tendencia sea mayor en 2018.

8. LOS LOGROS DE PENSKE: Fue otro año exitoso para Team Penske en todas las categorías en las que participó, al ganar dos campeonatos y 30 competencias.

Aunque el movimiento de Helio Castroneves a IMSA fue un golpe mediático y tanto Simon Pagenaud como Josef Newgarden atravesaron un año difícil, la victoria de Will Power en la Indy 500 fue la joya de la corona para el “Capitán” en la IndyCar al llegar a 17 triunfos en el Clásico del Mes de Mayo. Además, el australiano le dio a la organización su victoria 200 en la modalidad de monoplazas en el circuito mixto del Brickyard.

Power (FOTO: Joe Skibinski/IMS, LLC Photo)
Power celebrando la victoria 200 de Penske en el circuito mixto de Indy (FOTO: Joe Skibinski/IMS, LLC Photo)

7. LA NUEVA GENERACIÓN: La salida de Castroneves fue la marca más reciente en la renovación de la parrilla de la IndyCar, un fenómeno que seguirá en el corto plazo.

El brasileño no está, pero Leist, Pigot y Veach hicieron su primera temporada completa, mientras Fittipaldi, Santino Ferrucci, Zach Claman De Melo y Jack Harvey participaron de tiempo parcial y fueron competitivos.Ninguno supera los 25 años de edad.

Para 2019, O’Ward y Herta harán su presentación de tiempo completo, siendo el estadounidense el primero nacido en el nuevo siglo.

FOTO: Road to Indy
FOTO: Road to Indy

6. ALEXANDER ROSSI: Cuando dominó el fin de semana en Watkins Glen en 2017, se preveía que el estadounidense sería contendiente al título en 2018, y así fue hasta la última carrera.

Así como Dixon, el ex F1 se anotó tres victorias en el torneo, pero con la particularidad de que lo hizo en un superóvalo, un circuito callejero y uno permanente, mientras el neozelandés lo logró en dos trazados urbanos y el superspeedway de Texas. Además, completó todas las vueltas posibles, a excepción de dos, y encabezó el departamento de giros liderados (415). No hay duda que su desempeño será aún mejor en este nuevo año.

El desempeño de Rossi fue parte de la recuperación de Andretti Autosport como aspirante al título, ya que Ryan Hunter-Reay volvió a los triunfos de manera regular y Zach Veach tuvo una segunda mitad de año notable. De Marco Andretti, solo se rescata su consistencia para terminar competencias.

Rossi (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)
Rossi (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)

5. ROBERT WICKENS: Desde su debut, el canadiense atrajo reflectores de los aficionados, gracias al talento que lo pudieron llevar a la Fórmula 1 en su momento, pero que lideró una generación muy interesante de novatos en la IndyCar.

Su pole en St. Petersburg, tres podios y 187 vueltas lideradas lo colocaron como animador en el campeonato, especialmente tras quedarse a dos vueltas de ganar en su presentación, subir al podio en su primera carrera en un óvalo, lograr la condecoración de “Novato del Año” en Indianápolis y opacar a su coequipero, el popular James Hinchcliffe.

No solo fue desolador que su año fuera interrumpido en Pocono, sino que esto le hiciera caer al 11º lugar en el puntaje, mismo que no refleja lo que exhibió en la pista. Mientras su rehabilitación se ha convertido en una historia inspiradora, esperamos que su regreso al volante sea una realidad no tan lejana.

Los vaivenes de Wickens fueron muestra de un año turbulento de Schmidt Peterson, que se magnificó con la no calificación de Hinchcliffe a la Indy 500, la llegada y despedida de la prestigiosa Leena Gade como ingeniera y la irregularidad en resultados.

Wickens (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)
Wickens (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)

4. LOS NUEVOS AERO KITS CUMPLEN: Desde que ondeó la bandera verde en St. Petersburg, fue evidente la mejora del espectáculo de las competencias de la IndyCar con los nuevos componentes aerodinámicos Dallara.

Además de ser lo más seguro posible en la actualidad, la posibilidad de generar rebases, mayor dependencia en lo mecánico y su estética, especialmente en circuitos permanentes y callejeros, le permitieron volver a ganar muchos aficionados a lo largo del mundo. Las diferencias estrechas en tiempos añadieron a la intensidad de la competencia.

Entre lo negativo se destaca el desempeño del kit en óvalos, ya que como se notó en Indy y Pocono, la facultad para elaborar adelantamientos fue muy complicada. El uso del paquete de circuitos en Phoenix, Iowa y Gateway también entregó resultados contrastantes, por lo que el desarrollo seguirá en curso.

Además, el hecho de que los “Tres Grandes” (Penske, Andretti y Ganassi) acapararan los reflectores principales de forma tan pronunciada como hace algunos años también es un punto que puede cambiar, si el resto de los equipos son capaces de armar un programa tan competitivo y no existan adversidades en los fines de semana.

Aún así, el espectáculo no estuvo mal para ser su primer año de uso. Con más desarrollo y pruebas, junto con la continuidad del proyecto Windscreen, este paquete promete para los años siguientes.

Indy 500 (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)
Indy 500 (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)

3. EL PRIMER AUSTRALIANO: La emotividad que generó ganar la “Carrera más Famosa del Mundo” también le dio a Will Power la oportunidad de sellar su madurez y versatilidad en todos los tipos de circuito que conforman a la IndyCar.

El integrante del equipo Penske logró su primera victoria en las “500 Millas de Indianápolis” tras arrancar en tercera posición y liderar 59 vueltas, en una exhibición que reiteró su madurez al manejar en superóvalos, que era su eslabón más débil cuando llegó a la serie.

Aunque Power terminó en tercer puesto general, también se destaca su rendimiento en calificaciones, al sumar 4 poles (llegando a 54 en su carrera), nueve inicios en primera fila y un promedio de largada de 2.8.

FOTO: Chris Jones/IMS, LLC Photo

2. PENTACAMPEÓN: Scott Dixon desempató con Mario Andretti, Dario Franchitti y Sébastien Bourdais en número de títulos nacionales en la especialidad de monoplazas en Estados Unidos (5), convirtiéndose en el segundo piloto más laureado en la historia y ubicándose a dos de AJ Foyt.

Puede que su año no haya sido el más espectacular (tres victorias, nueve podios, cero poles, promedio de resultados de 4.2 y cero abandonos), pero su consistencia desde la primera competencia, la obtención de resultados clave cuando sus rivales fueron más sólidos y la fortaleza para enfrentar adversidades, como en el GP de Indy o Portland, le ayudaron a terminar 57 puntos adelante de Rossi.

Así, volvió a demostrar por qué es el mejor piloto de su generación y por qué aún no hemos visto el final de una trayectoria tan exitosa.

Scott, Emma Dixon y su familia (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)
Scott, Emma Dixon y su familia (FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo)

1. AÑO DE ESTABILIDAD: Pese a que aspectos como la seguridad, las decisiones deportivas en el “día a día” y las carreras en óvalos deberán mejorar, un servidor no había notado, sea en pista o a kilómetros de distancia, desde que comenzó a escribir y reportar sobre la IndyCar (es decir, el infame 2011), tanta serenidad y unidad en su administración, luego de los años difíciles que le siguieron a la reunificación Champ Car/IRL. Hay detalles por pulir, pero equipos, pilotos, directivos y patrocinadores nuevos están contentos por el curso y prestigio que está retomando la categoría.

El interés de Fernando Alonso y Marcus Ericsson, la apertura para volver a internacionalizarse, el regreso de Laguna Seca, la llegada a Austin y la evolución en los motores para 2021 son las pruebas de este progreso, y que se enfatizará con Jay Frye como presidente de la IndyCar, posición que no existía desde la salida de Randy Bernard.

No se puede decir lo mismo del programa Road to Indy, ante la disminución criticada en la cantidad de autos por carrera, los costos de los chassis Dallara y Tatuus, y la mencionada salida de Mazda. Aunque los incentivos siguen siendo muy atractivos, 2019 podría marcar un año de “renovarse (de manera radical) o morir”.

Entre todo, 2018 ha sido un año positivo y en el que se aprovecharon oportunidades para atravesar el camino ascendente, cuestión que deberá continuar en 2019.

FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo
Anuncios

Un comentario en “Trece historias que definieron 2018”

  1. No puedo estar más de acuerdo con esta nota! Ojalá el año que viene mejoren el paquete aerodinámico para óvalos, volviendo a las espectaculares indy500 que nos supo dar el DW12. También espero que el Juncos Racing que consolide como equipo de tiempo completo y logre estar de mitad de parrilla en adelante.

    Saludos Eduardo y ojala el destino nos encuentre paseando por Indianapolis el 26 de mayo!!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s